martes, 6 de noviembre de 2012

capítulo XXV

"Todas las familias felices se parecen entre sí;
en cambio las infelices son desgraciadas a su propia manera."

-
La verdad es que lo hice en primer lugar pensando que podía generar algo distinto, aunque ahora este un poco arrepentida y avergonzada de mí misma.
No soy yo la que tiene que generar eso que quiero ¿cómo es que no lo entiendo?; a pesar de que lo único que pueda llegar a producir sea confusión y problemas, nada más alejado de lo que me gustaría, no está mal producir algo, al menos algo pequeño.
Admito que el sueño y el cansancio emocional se mezclan para hacerme escribir cosas demasiado sinceras  aunque dolorosas de leer, de vez en cuando no está mal admitir la verdad.
Llorarla, sufrirla, reconocerla en mi interior como algo concreto e intentar avanzar con el resto de todo.
Llevar de la tediosa teoría (que ya se mil veces) a la práctica de ser más fuerte que mis deseos y mis sentimientos, de eliminar mi sensibilidad y exagerada compresión y compasión frente a algo que de hecho ya no creo que lo merezca.

No es que esta vez exagere a sobremanera, así es como sabe sentirse alguien que se ha encontrado en una posición desfavorable, bastante estafada y burlada de una manera tonta e innecesaria, sin siquiera habiéndoselo buscado.

...Cuidado.
Tampoco está mal sentir el dolor adentro,
a veces pienso que lo prefiero... significa que estoy viva.

1 comentario:

efedėfede dijo...

..por dónde viene la mano? qué anda pasando florence?