jueves, 26 de mayo de 2011

pagos y deudas

¿Tan rápido nos convertimos en extraños?
¿Tan rápido se va la vida, que camina y camina lejos de mí, como si el mismo tiempo tuviese pies para pisarle los talones?

Necesito tiempo para arrepentirme, tiempo para aun entenderlo.
¿pero cuánto vale el tiempo?
¿es como el dinero, o los objetos preciados, que valen uno, dos, o quinientos?
¿Cuanto vale ese tiempo del arrepentimiento, o cuanto vale el del entendimiento?,
¿y cuánto sale pagar por el perdón? ¿cuánto me devuelven si no lo quiero más, si quisiera volver como antes, pero como mucho antes, cuando ignoraba todo, cuando era menos complicada, cuando decía pavadas y lloraba por nada?

Es la vida el único arma de doble filo.
Ayer quería vivir mi vida a cara o ceca, ya no lo quiero más,
devuélvanme la moneda.

Devuélvanme la vida, el precio, el tiempo, el arrepentimiento, el dinero, los objetos; devuélvanmelo todo, quiero correr lejos, quiero gritar que me abran la puerta, quiero pedir que me saquen a patadas.
Pero como me lo merezco no pido... solo obtengo.
Tendré que aguantar la sensación de ser quién soy una vez más, una mancha mas de tinta negra que esta vez cae del maquillaje.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

sos vos la de la foto de perfil?

Encierren a la loca. dijo...

yes! who are you, anonymous?