lunes, 10 de septiembre de 2012

Ella otra vez.

Te juro que no puedo. La empujo, pero no quiere irse más.
Ya funcionó una vez y quieta ahí se volvió mucho más fuerte; primero para escapar, y después para mantenerse.
Está dentro mío y en total libertad; la pobre lo dice todo, lo expresa... y lo peor es que lo siente.
Todo el tiempo, dando vueltas, dando patadas, tratando de salir por algún lugar.
La odio.
Si no cierro los ojos lo vas a ver, yo se que me vas a descubrir con la verdad entre mis ojos. ¿como la pienso disfrazar? Todo un desastre.

Le tengo miedo, le tengo mucho mucho miedo.
¿qué es lo peor que podría pasar?
Demasiado.
Lo peor ya es demasiado. Lo menor es escandaloso, por donde lo mire.
Entonces pensando donde la dejé ir si la tenía tan controlada, recuerdo la mañana en la que estaba despierta mirando por la ventana de tu habitación.
Cada partícula de mí estaba disfrutando de una forma tan macabra...
ahí yo ya estaba siendo ella.

Si te quiero echar la culpa.. puedo. ¿Pero para qué? Echar culpas es una estupidez cuando sabés cual es el verdadero motivo. Ella quiere echarte la culpa, siempre me hizo lo mismo..

Espera... si ella soy yo.
Soy... yo. 
Tengo miedo de estar enloqueciendo.
Me estás-... No. Me estoy. Me estoy volviendo loca.

3 comentarios:

ėfėdėfėdė dijo...

encerrá a la loca!

Julieta en jumper dijo...

Tal cual... encerrala!

ėfėdėfėdė dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=AtuudoZutkQ
por el titulo, me remontó a esto, de toque