domingo, 10 de enero de 2010

Go on Marta, go on!

Lo mejor que te puede pasar es terminar como Marta Minujin.
Vos mirá, no es nada contradictorio, la vida de ella siempre fué muy simple:

vive de sus voladas mentales. La flaca se va al carajo, vive como quiere, no se resignó a nada, y las asociaciones grosas de artistas le dan premios (y obtiene mucha plata por todo esto).

El que dijo que Martita es cualquiera es un pobre idiota. Ofrezco una mini biografia contada por mi, basándome en su página web, simplificando hechos y demostrando que simplemente siempre hizo lo que quizo y la mejor parte es que le salió bien. Mis humildes aplausos para ella; es una ídola.

La flaca quizo ser artista, y fue a estuidar Bellas Artes. No le alcanzaba: le iba bárbaro, pero dijo no, yo quiero hacer mi arte, y me chupa un huevo todo lo demás. Cortó con el estudio y ahí nomás entro a pintar y a crear arte vivo. Si, en una de esas "nesecitaba carga matérica" para una de sus obras, y ahí nomás arrancó un pedazo de su colchón y se lo pegó a la tela. Le gustó, quedaba bárbaro, y viajó por el mundo haciendo obras, codeándose con artistas que tenian el mismo nivel de creatividad mental (el cual admiro) y obviamente recolectando colchones para mas de sus obras; y ahí nomás hizo un happening, su primer happening, juntando gente que haga arte con sus obras, que después las destruya, y que ella las queme, soltando simultaneamente muchos conejos y pájaros. La destrucción lo llamó, oportunamente. "ya está, no me para nadie", y siguió haciendo cosas de igual calibre, y en una de esas mezclo motociclistas musculosos, mujeres gordas, novios atados, pollo, lechugas, harina, e hizo otro happening llamado 'Suseso Plástico'. La hecharon de Montevideo y de Uruguay, le dijeron: "capa, no volvés mas aca. ". Si, se copó, le gustó, y hacia happenings en la tele, se hizo famosa en otras cosas igualmente raras, fue a United States, creció su fama, hizo un obelisco de pan dulce, una venus de queso, un pantenón de libros, un Gardel incendiado, hizo mas y mas esculturas, pero en un momento se cansó de innovar, y opto por lo mas "normalito": tomaba el arte clásico, y le ponia un toque psicodélico agregandole toques contemporáneos. Pero en un flash de -lucidés- cazó mazorcas de maiz (el "oro americano") y le pagó a Warhol la deuda externa, le intentó saldar el descubrimiento de América con esta misma moneda a la reina Sophia (pero le dijeron "tocá de acá") y hizo exactamente lo mismo con el conflicto de malvinas pagandole a una doble de Margaret Thatcher. Y siguió, Minujin siguió, y nadie la para.
Go on, Martha, go on.



Si, y vas a encontrar mucho mas acá.

2 comentarios:

n. dijo...

vaya... ni idea de ella hasta ahora... voy a buscar a ver que tal... al menos la mini biografia que le hiciste llama harto la atencion... :)

Flipper dijo...

Marta minujin: un ejemplo de como hay que llevar la vida... una genia, en lo mas alto junto a borges, cortazar y el barba...