martes, 16 de febrero de 2010

Libertad.

Todavía tengo una foto tuya en mi computadora. No sé como aun resiste. Equívocamente resistente a mis impulsos.
Es dificil, lo sé, por eso no creo que resulte.
O quizás si resulta, y nos tapa la boca a todos. Me incluyo exclusivamente en esa generalidad maravillosa.
Enconces ya habremos superado las espectativas, ahora seremos libres. Al fin.
Yo prefiero dejarlo en manos de la vida, no especular, no pensar siquiera; dejémosle que nos demuestre como seremos. En ese entonces todo cambiará; mi alma encontrará una forma de ser libre, al fin. Y yo estaré con ella, inseparablemente juntas. Solas, solamente juntas, las dos.
Libre, como en sus sueños. Como en los sueños que yo vi cuando soñaba. Eran tentadores, no voy a mentir. Y vos vas a ser un recuerdo vago, como la foto en mi computadora, como el dolor de la pérdida que nunca fue perdida, del abandono. No lo siento, pero lo veo, hasta me atrevo a decir que lo reconozco entre mil dolores simultáneos.
Pero te habrás ido, como tu foto, como el dolor equívoco. Como la confusión que todo trae
Se siente bien.
Se siente relajante.

Pero aun asi me da miedo esa palabra. Mucho. Extremado.
En decir verdad, yo ya no aguanto tampoco. Me contagió sus ganas de volar lejos de esta vida.
Pero insisto que esa famosa palabra, ese famoso estado inerte implica mas de lo que te venden las canciones poéticas. Implica ese efecto secundario, esa contraindicación que nadie menciona porque ensucian las fantásticas historias que cuenta la gente. Hipocresía, no te nombran la parte mas importante de la libertad.
Si, la peor parte. Porque un alma libre nunca podrá ser capturada. Y me temo que vos no estás en sus planes. No como yo quisiera que estuvieses. Y lamento no poder hacer algo al respecto. Ahí mi miedo, ahí mi real expliación.
No pude contagiarle las ganas de que se incluya en mi por un rato, pensando como pienso, sintiendo como siento. Sintíendote, pensándote. No quiere. Pero creo que es inevitable. Creo que ya sé como termina todo, no hay mucho que pensar.
Es dificil, pero no imposible.
Es inevitable, ya lo creo.
Lo siento.

3 comentarios:

micky machibuse, dijo...

Es que te juro me aburre mi blog, y nose que cambiarle, y nose y nose jaja. Es que te da la re paz el olor a tostaditas con el tono que tiene la mañana, pero cuando te lebantas para ir al colegio que ni siquiera hay luz, y aveces ni siquiera hay tostadas y mas teniendo que ir al colegio, un toque te deprimis jaja.
Que lindo lo que escrubistes :3

eugenia. dijo...

Yo creo que ese es un estado catártico, ya es el after hysteria, ya es un paso más a esa libertad en soledad.
Hasta me duele a mí un poquito leer ésto.

Evan Malloy dijo...

Am... justamente ahora voy a leer la entrada, así que no creo dar una opinión muy constructiva...
(Superficialmente hablando) Muy lindo tu blog (: