domingo, 23 de mayo de 2010

Profase.

"Es la fase mas larga. (...) En la profase tardía desaparece el nucleolo y se desorganiza la envoltura nuclear."

Una aguanta, aguanta, aguanta. Pero todo tiene un punto de inflexión, y no siempre es un punto analizable y recalculable. (o si)
Y mi paciencia se estira, se estira mas y mas; pero de hace -plaf-, como el ruido de los plásticos vencidos, como las banditas elásticas que dicen basta, y se cansaron de dilatarse para mantener todo junto. Plaf, como algo que cae, desde muy alto.
Plaf y se acabó, ya no hay mas nada, porque se desintegra todo lo que había, todo lo que hasta ese momento existía (o pensaba yo que podia llegar a considerarse existencia remota, que resulto un chásco cual holograma para quién quiere ver cosas concretas), todo lo que hasta ahora conocías como las partes del todo ahora no es mas que una nada desintegrada en contraste de lo que siempre fué: una nada pero homogenea, amasada y sólida, conformando ese todo que parecia sostenerse solo, caminar y hasta rodar con velocidad.

Mantenía, hasta recién, la nada misma unida fuerte a un lazo, atado junto al pack de cosas irrelevantes pero que se guardan por miedo a que una vez desechados puedan llegar a utilizarse; la nada unida a recuerdos que dudo de la existencia real de la posibilidad de reiteración de ellos, y a la duda de que exista algo que pueda llegar a decirse como "arriesgable", transportado a la economía para ejemplificar con el capitalismo lo que estaba pasando: es como invertir tres millones de dólares a la venta de walkmans hoy: obsoletamente absurdo.
Eso era el todo, o bien la nada unificada, absurdo.

Era tan poco salubre que en algún momento iba a explotar de angustia, de bronca, y de impaciencia. Ya lo prevenía, y lo venía sentiendo cada vez mas cerca del borde, como quien pronostica la lluvia y anuncia los terremotos, como quien presiente que algo malo va a pasar, yo ya lo sabía. En el fondo lo sabía, y persistía la angustia maximizada porque sabía que iba a desaparecer todo esto, el todo desmaterializado, la nada misma hecha posesión del momento.

¿Debería decir qué lastima? Podría si, desde un plano bastante sensible, en la primera plana se percibe como una pena; pero no, la verdad que una vez adentrada en el asunto resumís en la duda de que sea una lástima, a esta altura ya no distinguía que valía la pena y que no, mejor alejarse antes que terminar en el manicomio, mejor dejar que el orgullo sea mas fuerte antes que las sean las ganas de desaparecer.
Estaba dura la realidad, porque el -plaf- fue efectivo, y todo se desintegra.

2 comentarios:

AntOch dijo...

Que profundo! pero realmente cierto no todo es eterno! el globo del chicle puede crecer bastante pero en cualquier momento va a explotar y lo hará en tu cara!
Es muy cierto y hasta incluso doloroso!

P* dijo...

Tal cual... No todo es eterno.